COTIDIANIDADES

February 12, 2020

.- ¡”Fuchi caca”!

 

Por. SAUL HERNANDEZ

 

NUEVAMENTE EL Presidente lo volvió hacer y algunos le llaman que esa es la manera de conectar con la gente, misma que le celebra las ocurrencias, en el manejo de ese lenguaje con la intención de que la sociedad en general pueda entender qué es lo que está haciendo y cómo -según él-, lo está logrando, aunque sin duda se lleva las carretadas de críticas.

 

Hoy la palabra del Presidente en un evento fue la de “Fuchi Caca”, al referirse a los grados de corrupción que se “tenía” en México y que, también según él y sus datos, ésta a disminuido porque hoy se está fincando una nueva ideología con respecto a quienes cometen actos de corrupción.

 

Es decir, no hay castigados, pero con lo dicho y por él, las cosas están cambiando, así que debemos entender que es casi por decreto Presidencial que la corrupción se está extinguiendo y que pese a las observaciones que hay contra miembros de su gabinete, -Caso Bartlett- alcanzaron el perdón y ya no actuarán en contra de la sociedad, porque sin duda, serán señalados con el temible “Fuchi caca”, que hoy se convierte en palaba poderosa y escudo contra aquellos que cometan actos deshonestos o de abuso en todos los sentidos.

 

 

 

Aunque también diremos que hay actos que no sólo son de “Fuchi caca”, sino hay que sumarle de todo, como ese mentado acto de rifar un avión, que no será entregado y que además, lo recaudado será para comprar medicinas, es decir, hasta que se lleve tal acto, se podrán comprar los medicamentos para aquellos niños que padecen cáncer u otros padecimientos que necesitan medicamentos urgentes, es decir, habrá que esperar aproximadamente unos siete meses para tal acto, por la simple razón de que el gobierno federal se niega  comprar los medicamentes de manera urgente, por la llana razón de que las empresas farmacéuticas, médicos y hospitales que estuvieron involucrados en los contratos de compra de medicamentos actuaron con toda la caca posible, por lo tanto son señalados con el “fuchi caca” y la acción esta quizá también entre en ese rango, porque repito, hay que esperar siete meses y no sabemos si los pacientes  puedan aguantar hasta esa fecha, lo peor de todo, es que no hay detenidos  ni mucho menos, siendo esta acción una más de la temible “fuchi caca”

 

Esto del “fuchi caca”, también me recordó la letra de un cuento del cuenta cuentos Luis Pescetti que ahora comparto:

 

Pablo, el que hacía caca en un establo, le dijo a Inés, la de la caca al revés, si quería jugar con él y con Rubén, que hacía caca en un tren.

 

Inés estaba con Sofía, la que hacía caca todo el día, y le contestó que no. Pablo, el de la caca para el diablo, se enojó.

 

Justo pasaba por ahí, la maestra Teresa que hacía caca con frambuesa, y le dijo:

 

Pablo, el que hace caca cuando le hablo, no le digas así a Inés, la de la caca de pez. Mejor vete a jugar con Luis, el de la caca y el pis, o con Gustavo, el de la caca por centavo.

Pablo le contestó:

 

Señorita Teresa, que hace caca con destreza, lo que pasa es que ellas, las que hacen caca tan bella, nunca quieren jugar con nosotros, que hacemos caca con otros. Las invitamos y no quieren y a nuestra caca la hieren.

La maestra Teresa, que hacía caca en una mesa, miró con mucho cariño a Pablo, el que hacía caca en un vocablo, y le preguntó:

 

¡Ay tesoro, el que hace caca de loro! ¿No será que estás enamorado de ellas, que hacen caca con estrellas?

Justo llegaba Tomás, al que la cada das, y cuando oyó eso le dijo a la señorita, que hacia caca tan finita:

Es verdad maestra, la que la caca le cuesta, él está muy enamorado de Sofía, la de la caca en las vías…

Y Pablo, que no estaba enamorado sino muy enamoradísimo, se puso colorado de enojo y les contestó:

 

¡No es cierto! ¡Y tú, Tomás tomalosa, que hace la caca en Formosa, tú gustas de Inés, que hace una caca por vez!

 

¡Mentiroso! ¡Mira, Pablo pableta, que hace caca en bicicleta, mejor te callas!

 

La señorita Teresa, que tenía caca en la cabeza, los miró y les dijo:

 

Pablo Pablito, caca de pajarito, y Tomás Tomasito, caca de perrito, ustedes son amigos y no tienen que pelearse ni por la caca enojarse. Por ahora vayan a jugar entre ustedes, que ya va a llegar el día en que esas niñas, con la caca en trensiñas, los buscarán para jugar.

 

Pablo y Tomás, salieron corriendo abrazados, haciendo caca de parados, y se olvidaron de preguntar si trensiñas quiere decir algo o nada más lo inventó la señorita haciendo caca con palabritas.

Y así, podemos decir que hay de caca a caca, sin duda, la del gobierno es mucha, por la falta de ideas o porque precisamente hay mucha en esas cabezas que al parecer se encuentran estreñidas, acumulando y embarrando caca por todos lados.

 

De los tres niveles de gobierno, tenemos que ninguno se salva y de los ejecutivos de los mismos, tampoco.

Por lo tanto, el “fuchi caca” no sólo debe circunscribirse a la corrupción, sino también a todos aquellos que de una u otra manera tienen el poder en sus manos para transformar una realidad que día con día es más agresiva y contraria a los deseos de una sociedad que precisamente busca desesperadamente salir, de la fosa séptica en que muchos la metieron.

Y ya dije.

Please reload

Please reload