COTIDIANIDADES

July 11, 2019

 

.-El mercado municipal de Chalco, lleno de inconsistencias

.- La autoridad obligada a la regularización del mismo

 

Por. SAUL HERNANDEZ

 

VAYA CON el asunto del marcado nuevo de Chalco, donde después del zafarrancho que se diera el pasado fin de semana, trajo nuevamente al colectivo social el problema que se vive por dicho inmueble, que afirma la actual autoridad municipal, que presenta muchas inconsistencias para su operatividad, mismas que van desde la asignación de los presuntos locales, hasta el funcionamiento general del inmueble como es la documentación legal de la obra en todos sus rubros.

 

Esta obra fue impulsada por la pasada administración que encabezó el extinto ex edil Juan Manuel Carbajal y que diera paso ante el siniestro que sufriera el mercado municipal que se ubica en el Centro del municipio.

 

En ese entonces y ante el fatal accidente, el gobierno estatal, que también encabezaba el ahora Senador y entonces gobernador, Eruviel Avila Villegas, afirmó aplicar alrededor de 20 millones de pesos para la construcción de un nuevo inmueble, donde el gobierno municipal aplicaría otros tantos recursos para llevarse a cabo dicho proyecto, quedando así la aplicación de casi 28 millones de pesos.

 

 

El ex edil, Carbajal Hernández, entró en pláticas con los concesionarios de los locales afectados por el siniestro de dicho mercado municipal, donde éstos acordaron dar el visto bueno para la reconstrucción del mismo, situación que dio paso a la presentación de un proyecto que lo hiciera más funcional y vanguardista, que en un principio fue aceptado.

 

El problema vino cuando se hicieron cuentas del número de locales que cada concesionario tenía y es ahí donde la puerca torció el rabo, ya que las autoridades municipales de ese momento, sólo pretendían darles los locales a los concesionarios que pudieran acreditar, muchos de ellos no lo pudieron hacer, ya que al paso del tiempo fueron comprando o adquiriendo locales adjuntos al suyo creciendo sus negocios al interior del mercado, pero que no acreditaron en sus momento, es decir, compraron de buena fe, pero nunca regularizaron sus documentos, por tanto, al momento del siniestro y de las cuentas finales, sólo pudieron documentar uno o dos, pero no los que tenían en posesión, por lo tanto, en la nueva asignación de locales, tras la remodelación, sólo se les daría el que pudieran documentar, situación que no les convenía y que finalmente rechazaran y que tal situación llevó a una remodelación y no construcción del nuevo mercado.

 

Tras tal hecho, la autoridad decidió la construcción de un nuevo mercado municipal, donde de entrada se “vendieron” dichos locales, que en un rumor señaló que éstos alcanzaron precios que iban desde los 300 mil hasta los 800 mil y que dichos recursos no aterrizaron en las arcas municipales.

 

La autoridad actual da cuenta de las muchas irregularidades que aquejan a dichos locatarios y a dicho mercado, que de entrada pareciera estar condenado a ser un elefante blanco.

 

Muchas fueron las inconsistencias, que fue a través de una demanda impuesta por Román Montes de Oca, en una acción por demás valiente que además de alguna manera impidió que muchos fueron objeto de fraude y que tales cantidades de dinero fueran entregadas sin garantía tal y como está sucediendo.

 

Pues bien, esa es la situación que prevalece, sin embargo, la autoridad municipal parece ser que está esperando otras situaciones para actuar de manera legal, ya que por un lado está la inconsistencia de la obra en todos los rubros y, por otro, se encuentra el hecho de los locatarios, que al no tener una documentación que les acredite al cien por ciento dicha concesión, no saben que van hacer y pareciera que el gobierno municipal tampoco.

 

Del dinero aplicado al final de cuentas tampoco se sabe qué pasó, si se utilizó todo, hubo un remanente o no, en fin, situación que seguramente tampoco llegaremos a saber, a menos que la presente autoridad municipal, en un acto de justicia transparente dicho ejercicio, que sería muy bueno saber, porque a final de cuentas los actuales concesionarios, en todo caso, tendrían que regularizar toda documentación y el gobierno municipal el del inmueble, ello para que avance una solución al problema, que por lo que se observa, quizá vaya para largo. Al tiempo.

Y ya dije.

Please reload

Please reload