EDITORIAL

November 27, 2018

 AMLO y el Ejército

 

EL USO del Ejército en acciones de seguridad urbana sigue siendo uno de los temas más observados por parte de la sociedad a las nuevas decisiones del Presidente electo, sobre todo cuando sabemos que la percepción es contraria a la que se supone, sobre todo cuando las facultades no están al cien por ciento en materia de justicia, es decir, los elementos de la institución seguirán actuando conforme a su formación y no como se supone que pretenden se ejecute.

 

Esto último es la parte observada y sobre todo en el uso del poder, por lo que entonces en materia de derechos humanos estará seriamente cuestionada y, peor aún, cuando reconocen que las policías locales y estatales están contaminadas de corrupción, por lo que entonces será la única forma de confiar en dichas fuerzas castrenses y no en otras.

 

Es ahí entonces donde entran los super delegados en observancia de los gobernadores y también es la respuesta de la reciente reunión de AMLO con el Ejército la semana pasada a quienes les solicitó la unión de esfuerzos para, según él, el serio combate contra la delincuencia.

 

Por lo que entonces se ve que el Ejército, en cuanto entre en funciones el Presidente electo, asumirá nuevas responsabilidades y, también, tendrá quizá la ejecución legal para actuar en las calles de manera abierta y directa, quizá la medida funcione, pero también por experiencia en otros países se podría violentar seriamente los derechos humanos sobre todo contra la sociedad civil y que es inocente.

 

Hay que estar al pendiente de esta ejecución, porque sin duda la “operación cicatriz” de AMLO con las fuerzas castrenses, tendrá otras vertientes, que podría tener un alto costo en muchos sentidos.

Please reload

Please reload