LÍDERES Y CONDUCTAS

February 13, 2018

El peso de la opinión

 

Por Carlos López Praget

*Coach de vida, Maestro en Administración y Comunicador.

 

Uno de los muchos fenómenos que han ocurrido con la revolución en la comunicación es el peso de las opiniones, que no por fuerza les da valor.  Por ejemplo, podemos ver el caso del líder nacional del PRI que en un momento de efusividad utilizó una expresión peyorativa para referirse a los militantes de su partido que se han ido a otro instituto político.

 

 

Desde luego que no voy a defender su expresión, mucho menos tratar de interpretar sobre lo que quiso decir (algo ya muy habitual en los últimos 20 años), lo que me interesa reflexionar, y es mi única intención, ¿Por qué nos duele tanto?

 

Por un lado, es entendible que la expresión en nada ayuda al tema de la cordialidad, del buen juicio, de la inclusión, de la tolerancia, ya no digamos la aceptación; por otro lado, la expresión, con tintes discriminatorios es más que usada por un sin fin de personas, porque ejercicios culturales de sobra existen en que somos bastante racistas.

 

No está bien lo que expresó, ¿Pero dónde está la dimensión de la transgresión cuando notables capas sociales tenemos profundos sentimientos racistas y de discriminación? Que no se malinterprete. Lo último que deseo es que tome como una gracejada, como algo menor o como algo fácilmente disculpable. Lo que deseo que medites es que ¿Cómo esperar que un sujeto tan ordinario como el líder priista no hable como hable cuando es producto de una sociedad que valora y aprecia las diferencias raciales?

 

De acuerdo, enojémonos lo que queramos, la pregunta es: ¿Cuántas veces has escuchado la expresión “indio pata rajada”, “indio”, “prieto color de llanta” “indio ladino” “indio bajado a tamborazos”…? Puedo seguir, olvídate si las usas, me basta con que las identifiques con claridad, pues es parte de las expresiones populares de este país.

 

Lo que este desliz nos da es la oportunidad de reflexionar es ¿Qué tan cercano está este lenguaje de nuestro uso cotidiano? ¿Qué tanto el uso de adjetivos y de ideas más que construir puentes de comunicación nos encierran en nuestras creencias?

 

¿Qué hubiera pasado si esta persona hubiera dicho, “no importa si algunos se van, los que estamos aquí vamos a brillar por el deseo de triunfo que tenemos”? pues quizás sería una de tantas frases que se pierden en los discursos, pero al menos no tendría el problema de tener que justificarse, dar disculpas, retractarse, y desde luego agotar el poco capital de credibilidad que tiene.

 

¿Cómo se puede atender esto? Planificando, porque es común que estas personas les den el mensaje ya escrito y calculado o que tengan capacidad para dar discursos al momento, que fue lo ocurrido, lo que se tiene que hacer es algo simple: planificar la estrategia que se hará antes, reducir el plano de la improvisación, en pocas palabras, vivir en el mismo sentido de un actor de stand up.

 

¿Te has dado cuenta qué estos sujetos en sus rutinas en muchas ocasiones tocan temas bien complicados, especiales, susceptibles de crítica, y demás, bueno, pues observa y verás que cuando hacen un chiste delicado o muy “pasado” tienen una frase que de inmediato quita la tensión. Por ejemplo, un humorista dice en su diálogo “el metro es este sistema en que viajan los pobres debajo de la ciudad”, hace una pausa y se dirige al público más en corto: “digo esto porque aquí no hay pobres, ¿verdad?” Esta es una virtud que se puede trabajar y que ayuda a que quien se dirige al público logre desactivar conflictos comunicativos.

 

En suma, los tiempos de hipersensibilidad en que vivimos debería ponernos la condición de pensar y planear lo que decimos en mayor nivel, la mera consciencia de este aspecto ya es un avance, tener técnicas para hablar en público puede ser posible, el trabajo de coaching puede ayudar a planificar la manera en que deseas expresarte, moderar conflictos y saber que hay cosas en las que es mejor pensar un poquito por más que se trate de una charla en vivo, es posible trabajando de manera ordenada.

Please reload

Please reload